Inicio Perfil Contacto
PREVIA CITA:     T. (81) 8356 6813    |    C. (044) (81) 1612 1204
Psicoterapia Terapia EMDR Tanatologia Videoconferencia Talleres y Cursos Temas de interés

Temas de interés

Intervención en Crisis

¿Porque al Vivir una Crisis es Importante una Intervención Psicológica?

Crisis

  • Estado temporal de trastorno y desorganización, caracterizado principalmente por la incapacidad del individuo para abordar situaciones particulares utilizando métodos acostumbrados para la solución de problemas.

  • La crisis se siente como un abismo entre el pasado que ya no es vigente y un futuro que todavía no está constituido.

  • La persona está en crisis cuando sufre una pérdida severa que no está manejando exitosamente, y siente ira sublimada, está estancada en la etapa de depresión, y sufriendo un vacío existencial.
  • Toda crisis conlleva peligro y oportunidad. En esta es casi siempre, necesaria una intervención, la cual puede hacer la diferencia en las decisiones que tome la persona en crisis.

Tipos de crisis

  • Crisis Naturales; se dan naturalmente, por las etapas del desarrollo personal, de la pareja o la familia.

  • Crisis Circunstanciales; se originan por un evento que provoca la pérdida de algo: Bienes materiales, emocionales, mentales, morales o espirituales: como un ser querido, la inocencia, un trabajo que represente seguridad, la fe o confianza.

  • Crisis Existenciales; se dan cuando se tiene que optar entre dos valores importantes.

  • Crisis Totales; cuando se afecta todo lo económico, emocional, la salud, el área familiar, laboral.

Fases de una crisis

  • El llanto se refiere a las reacciones inmediatas al impacto del suceso y pueden ser unas muy obvias como gritar, llorar, pánico y/o desmayo. Y otras no tan obvias como un nudo en la garganta y llanto silencioso.

  • Del llanto puede pasar a la negación que conlleva el bloqueo del impacto y se puede acompañar de entorpecimiento emocional, no pensar en lo que pasó y realizar actividades como si nada hubiera pasado. La negación también puede presentarse casi inmediatamente al suceso.
  • Es importante hacer notar que esta fase puede estar presente, como un velo delgado, durante todo el proceso del duelo, sirve como una defensa para no desplomarse, ni "volverse loco".

  • La intrusión se caracteriza por la abundancia de sentimientos e ideas de dolor sobre la pérdida. En la mente aparecen imágenes del suceso una y otra vez, incluso en sueños que apabullan a la persona, ideas o decisiones muy negativas y riesgosas que pueden ser expresadas o no.
  • Algunas personas pasan directamente de la fase del llanto a la intrusión sin pasar por la negación, otras en la fase de intrusión buscan la negación, deseando y tratando de olvidar (llegan a ser olvidadizas) esto puede ser porque el dolor aumenta en la fase de intrusión y desean evitarlo.

  • La fase de penetración es la parte del proceso en el que la persona penetra en sus sentimientos, los reconoce, los acepta y expresa. Entre más los exprese más se "desgasta" el impacto que le produjo el suceso.

  • La consumación es la última fase de la de la crisis. En esta se ha iniciado la integración de la experiencia, o ya ha sido integrada a la vida de la persona.
  • La integración consiste en que la persona acepta lo que sucedió, admite que el suceso la llevó al desequilibrio, pero es capaz de encontrar en esta una oportunidad de crecimiento, y ganar fortaleza.

    El sentimiento no desaparece pero ya no desequilibra, encuentra un para qué a la vivencia, que le permite enfrentar en el futuro de una mejor manera los sucesos críticos y las situaciones límite.

    Cuando las personas logran la fase de consumación se puede decir que resolvieron la crisis. Esto las dota de mayor seguridad, fortaleza, herramientas para dar sentido a sus vidas y una postura más sana ante su existencia.

    Cuando no se resuelve la crisis, las personas pueden sufrir alteraciones físicas, emocionales, y/o mentales. Presentar actitudes negativas, mecanismos de defensa. Tornarse resentidos, agresivos, desconfiados, inseguros, soberbios, egoístas. Mostrar máscaras de dureza, frialdad, indiferencia, y sentir soledad, amargura e infelicidad. Hacen el papel de víctima o de victimario. Incapacitadas para establecer relaciones interpersonales sanas y profundas. Bloquean su voluntad de sentido, su intusión, su libertad y su responsabilidad, por lo que muy probablemente sientan vacío existencial.

La intervención en crisis es "un proceso de ayuda dirigida a auxiliar a una persona o familia a soportar un suceso traumático de modo que la probabilidad de efectos negativos como daños físicos o emocionales se aminore y la probabilidad de crecimiento se incremente".

Debe contemplar la necesidad de procesar el dolor sentido en lo más profundo del corazón, hasta trascenderlo y encontrarle sentido dentro de la propia vida.

Su finalidad es, que el que sufre no sólo logre el nivel de funcionamiento que tenía antes de la pérdida, sino que se trascienda a sí mismo y busque el sentido de su vida sin aquello que ya no tiene.

Las pérdidas sufridas en la vida y las crisis que generan, son necesarias para el crecimiento humano espiritual.

Variables que influyen en el desenlace de una crisis

  • La Severidad del Suceso Precipitante; hay sucesos que son devastadores en sí mismos por lo que casi siempre dan lugar a una crisis, por ejemplo: la muerte o pérdida de un ser amado, un divorcio o separación, una violación, desastres naturales, etc.
  • Hay sucesos que desencadenan una crisis dependiendo del significado que se le da al suceso, el momento en el que se presenta, la cantidad de eventos inesperados o desagradables a los que haya estado sometida la persona.

    Las características innatas y las adquiridas a lo largo de la vida a través de experiencias. (Experiencia no es lo que vivimos, sino el sentido y significado que le damos a lo que vivimos).

    La personalidad, que es la suma de los dones regalados y el trabajo personal que se ha hecho con estos dones.

    Además el nivel de conciencia, el manejo de la libertad, de la voluntad de sentido y de la responsabilidad, la postura existencial, las actitudes personales, los valores, la autoestima, la capacidad de autodistanciamiento, el sentido del humor y la resolución adecuada o no de crisis anteriores.

    Se observan pocos recursos personales cuando: no se acepta la situación límite, no se es capaz de encontrar sentido al sufrimiento, cuando la persona puso en el centro de su existencia lo que perdió.

    Los pocos recursos personales pueden provocar que la crisis (duelo) sea difícil y hasta imposible de resolver adecuadamente sin ayuda profesional.

  • Los Recursos Sociales; los cuales consisten en quién o quiénes están presentes en el momento del suceso y cómo reaccionan, cómo auxilian a la persona.

  • La intervención puede ir desde atención médica, asesoría legal, apoyo emocional, hasta la ayuda para establecer contacto con instancias que puedan prestarles el apoyo necesario.

  • Restaurar el equilibrio se refiere a la reducción de los síntomas y los signos, pero no equivalente a que se ha resuelto constructivamente la crisis. Es posible que la manera en que se logre el equilibrio momentáneo, pueda causarle después mucho más daño.


Plaza Vendome, Río Vístula 337 Local 14, esquina con Vasconcelos, Col. Del Valle 66220, Garza, García N.L.
T. (81) 8356 6813   |  C. (044) (81) 1612 1204  |  lic.aliciaguerra@psicologiapersonalizada.com

lic.aliciaguerra@hotmail.com
Facebook Twitter